(217) 258-2525
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Qué hacer cuando su hijo tiene vómitos

Papá dándole agua a cucharadas a su hijo enfermo en cama.

Es normal que sienta preocupación o inquietud cuando su hijo vomita. No obstante, en general los vómitos no se deben a ningún problema grave de salud. Suelen ser causados por infecciones virales o intoxicación por alimentos. Por lo general, los vómitos duran solo uno o dos días. El asunto más importante que usted debe tener en cuenta cuando su hijo vomita es el posible peligro de deshidratación (insuficiencia de líquido en el cuerpo). Esta hoja le indica lo que usted debe hacer para ayudar a su hijo a sentirse mejor y a mantenerse hidratado.

¿Cómo tratar los vómitos en el hogar?

  • Descanso estomacal. Evite que su hijo coma o beba durante 30-60 minutos después de vomitar. De esta forma, el estómago del niño tendrá la oportunidad de recuperarse.

  • Reposición de líquidos. Existe el riesgo de que su hijo se deshidrate si está con vómitos. Comience a reponer líquidos cuando haya dejado de vomitar por 30-60 minutos. ¿Cómo hacerlo? 

    • Espere hasta que el niño se sienta lo suficientemente bien como para pedir algo de beber. No obligue a su hijo a beber nada si todavía no se siente bien. Si está durmiendo, no lo despierte para darle líquidos.

    • Comience con cantidades muy pequeñas de líquido (½ onza o menos) cada cinco o diez minutos. Use una cucharita en lugar de un vaso para darle líquidos a su hijo.

    • Dele agua u otro líquido transparente y no carbonatado. Si su hijo es un bebé lactante, puede darle leche de pecho.

    • Si el niño vomita el líquido, espere por lo menos 30 minutos más y luego comience de nuevo con una cantidad muy pequeña cada cinco o diez minutos.

    • Si a su hijo le cuesta tragar líquidos, ofrézcale barras de jugo congelado (sin trozos de fruta) o pedacitos de hielo.

    • Si su hijo está deshidratado a causa de vómitos continuos, puede darle solución de rehidratación oral. Puede conseguirla en las farmacias o en las tiendas de comestibles. No le dé bebidas deportivas ya que contienen demasiada azúcar.

  • Alimentos sólidos.  Si su hijo tiene hambre y pide comida, trate de darle cantidades pequeñas de un alimento liviano, como galletas saladas, cereal seco, arroz o fideos. Evite darle comidas aceitosas, grasosas o picantes durante unos días, mientras el niño se recupera.

  • Medicamentos. Si su hijo tiene fiebre, pregúntele a su proveedor de atención médica si puede darle medicamentos de venta libre, como acetaminofén. A veces, estos medicamentos también están disponibles en forma de supositorios, si el niño aún tiene vómitos. Hable con su farmacéutico para obtener más información. No le dé aspirina a su hijo para aliviar la fiebre. En los niños, el uso de aspirina para bajar la fiebre podría producir una afección grave llamada síndrome de Reye. Tenga en cuenta, además, que el uso de ibuprofeno no está aprobado para bebés menores de seis meses.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de su hijo de inmediato si el niño sano presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • fiebre (ver “La fiebre en niños”, más abajo);

  • vómitos repetidos dentro de una hora, durante varias horas;

  • vómitos con sangre;

  • vómitos verdosos (significa que contienen bilis);

  • dolor abdominal;

  • arcadas incontrolables que no producen vómitos;

  • vómitos después de tomar medicamentos recetados;

  • vómitos explosivos (en proyectil o escopetazo);

  • diarrea con sangre.

Síntomas de deshidratación:

  • falta de energía o comportamiento letárgico;

  • falta de orina durante 6-8 horas u orina muy oscura;

  • rechazo de líquidos durante 6-8 horas;

  • boca seca u ojos hundidos.

La fiebre en niños

Use siempre un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. Nunca use un termómetro de mercurio.

En el caso de bebés y niños pequeños, asegúrese de usar correctamente el termómetro rectal. Un termómetro rectal puede hacer un orificio (perforar) accidentalmente en el recto. También puede transmitir los microbios de las heces. Siga siempre las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo midiendo la temperatura rectal, use otro método. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué método usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, se presentan algunas pautas relacionadas con la temperatura de la fiebre. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los 6 meses. No tome la temperatura oral a su hijo hasta que tenga, por lo menos, 4 años.

Bebé menor de 3 meses:

  • Pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomar la temperatura.

  • Temperatura rectal o en la frente (arteria temporal) de 100.4 °F (38 °C) o más alta, o según le haya indicado el proveedor.

  • Temperatura axilar de 99 °F (37.2 °C) o más alta, o según lo que le haya indicado su proveedor.

Niños entre los 3 y los 36 meses:

  • Temperatura en el recto, en la frente (arteria temporal) o en el oído de 102 °F (38.9 °C) o más alta, o según lo que le haya indicado su proveedor.

  • Temperatura axilar de 101 °F (38.3 °C) o más alta, o según le indique el proveedor.

Niños de cualquier edad:

  • Picos de fiebre repetidos de 104 °F (40 °C) o más alta, o según le haya indicado el proveedor.

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años. O fiebre persistente durante 3 días en un niño de 2 años o más.

Revisor médico: John Hanrahan MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Liora C Adler MD
Última revisión: 6/1/2019
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About Us