(217) 258-2525
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Instrucciones de alta: mantenga cálido a su recién nacido

Su bebé no puede avisarle cuando tiene demasiado calor o demasiado frío. Por lo tanto, es necesario que mantenga la casa lo suficientemente cálida y que se asegure de que el bebé tenga la cantidad de ropa de abrigo adecuada. Mantenga la temperatura del hogar alrededor de los 70 °F (21 °C). Vista al bebé como se vestiría usted para esa temperatura. Mientras el bebé duerme, póngale un mameluco o pelele y arrópelo con una cobija con cremallera. Mantener la temperatura del bebé a un nivel normal lo ayudará a sentirse cómodo y a mantenerse saludable.

Cómo saber si su bebé se siente incómodo

Por lo general, el bebé le dará indicios de que no está cómodo quejándose y llorando, o a veces “cerrándose” y volviéndose más callado o con sueño. Se dará cuenta de que el comportamiento inusual del bebé es porque le molesta la temperatura con tan sólo mirar y tocar su piel:

  • Si las manos están frías o se ven azuladas, no necesariamente significa que el bebé tiene demasiado frío. Es normal que los recién nacidos estén algo fríos, incluso los primeros días pueden tener las manos y los pies azulados. Más bien, revise entre barbilla o el cuello y el hombro del bebé. Si la piel se siente fría, acurrúquelo piel con piel sobre su pecho debajo de la ropa o de una manta. Si no puede hacerlo, puede intentar envolverlo con una cobija o ponerle un gorro, suéter, mamelucos con pies o calcetines.

  • La piel colorada o sonrojada significa que el bebé tiene mucho calor. Si el bebé está inquieto (o duerme demasiado) también puede ser una señal. Quítele alguna prenda o cobija.

  • Si ninguna de estas medidas funciona y el bebé sigue quejándose o durmiendo de manera inusual, o está muy frío o muy caliente, tómele la temperatura y comuníquese con el proveedor de atención médica del bebé. 

Cómo envolver a su bebé

Envolver a los bebés es una práctica común en todo el mundo, Pero en algunas investigaciones se descubrió un aumento en las muertes infantiles a causa de esto. Si bien se considera que las muertes infantiles por envolvimiento son poco frecuentes, se recomienda que hable sobre esta práctica con el proveedor de atención médica de su bebé. La mayoría de los expertos recomiendan o bien no envolver al bebé o suspender esta práctica si el bebé ya tiene 2 meses o si ya trata de voltearse por sí solo. Envolver al bebé de manera segura en una manta (envolvimiento) ayuda a que el bebé se sienta caliente y seguro si no puede tenerlo en brazos y acurrucarlo en su piel. Este es uno de los métodos:

  • Doble una cobija cuadrada diagonalmente para formar un triángulo. Gire el triángulo de manera que la base recta quede hacia arriba y la punta hacia abajo.

  • Acueste al bebé sobre la cobija con la cabeza por encima de la base recta del triángulo (los hombros deben coincidir con la base del triángulo) y los pies hacia la punta.

  • Tome un lado del triángulo, páselo por encima del torso del bebé y métalo debajo del cuerpo del bebé. Es buena idea dejar un brazo libre para que el bebé se pueda chupar el dedo.

  • Tome la parte de abajo de la cobija y pásela de manera que le quede cómoda por sobre los pies del bebé hasta que le llegue al cuello. Es muy importante que los pies y las piernas del bebé tengan libertad de movimiento. Las piernas del bebé deben poder doblarse hacia arriba y hacia afuera desde las caderas. Si la envoltura está muy ajustada, podría provocar una afección llamada displasia de cadera. Si su bebé tiene este problema, no lo envuelva. La displasia de cadera ocurre cuando la articulación de la cadera no se forma normalmente.

  • Envuelva el otro lado del triángulo por encima del pecho del bebé a la altura de las axilas. Asegúrese de que aún puede colocar dos o tres dedos entre el bebé y la manta.

  • Una vez que su bebé esté envuelto, colóquelo boca arriba para dormir, incluso a la hora de la siesta. Revise con frecuencia lo siguiente:

    • Que la cobija esté bien asegurada. Una cobija floja puede cubrir la cara del bebé y asfixiarlo. Envolver al bebé se asocia con un mayor riesgo de muerte súbita del lactante y en parte esta podría ser la razón. También puede ser que algunos bebés que están envueltos tienen un sueño demasiado profundo.

    • Asegúrese de que el bebé no tenga demasiado calor. Si ve que su bebé tiene calor, quítele la cobija y use una manta más liviana o una sábana y envuélvalo de nuevo.

Revisor médico: Donna Freeborn PhD CNM FNP
Revisor médico: Heather Trevino
Revisor médico: Liora C Adler MD
Última revisión: 10/1/2019
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About Us