Infección por virus respiratorio sincitial (VRS)

El VRS (virus respiratorio sincitial) es una causa común de infecciones respiratorias en personas de todas las edades. La infección ocurre con más frecuencia en el invierno y a comienzos de la primavera. El VRS es tan común que prácticamente casi todos los niños lo tienen antes de los 2 años. Los adultos mayores y las personas con un sistema inmunitario debilitado pueden contraer nuevamente el VRS. Esto se debe a que, con el tiempo, sus defensas contra el VRS bajan. Los síntomas de la infección por VRS suelen ser leves. Sin embargo, puede ser un problema grave para bebés, niños pequeños y adultos mayores con riesgo alto de contagio, quienes pueden presentar infecciones más graves y problemas para respirar.

Cómo se contagia el VRS

El VRS se transmite fácilmente cuando una persona infectada tose o estornuda. También se propaga por contacto directo con una persona infectada, por ejemplo, al besar un niño con VRS. El virus incluso puede vivir sobre superficies duras, por lo que una persona puede contraer la infección si toca algo que tiene el virus, como la barandilla de una cuna o un picaporte. Se propaga muy rápidamente donde hay grupos de niños, como guarderías y escuelas.

Síntomas de la infección por VRS

La mayoría de los bebés y los niños con VRS presentan los mismos síntomas que tendrían con un resfriado o una gripe: congestión o goteo nasal, tos, dolor de cabeza y febrícula. Los adultos mayores hasta pueden contraer neumonía.

Tratamiento para la infección por VRS

La infección por VRS suele desaparecer por su cuenta. No hay un tratamiento específico para el VRS. Tampoco se recetan antibióticos, a menos que su hijo tenga una infección bacteriana. Para aliviar los síntomas de su hijo:

  • Pregunte a su proveedor de atención médica o su enfermero cómo bajar la fiebre de su hijo. Deberían decirle qué medicamento usar, qué cantidad darle y con qué frecuencia hacerlo. Asegúrese de que su hijo no use demasiada ropa. 

  • Si su hijo tiene edad suficiente, dele líquidos como agua y jugo.

  • Quite el moco de la nariz de su bebé usando un dispositivo de succión con pera de goma. Hágalo con suavidad para evitar causarle más hinchazón o molestias. Pida instrucciones a su proveedor de atención médica o a su enfermero.

  • No deje que nadie fume cerca de su hijo.

Los bebés y los niños con síntomas graves deben recibir tratamiento en el hospital, para estar bajo observación permanente. También es posible que reciban los siguientes tratamientos:

  • administración de líquidos por vía intravenosa (i. v.);

  • administración de oxígeno; 

  • succión de mucosidad;

  • tratamientos para la respiración;

  • medicamentos antiinflamatorios, como los esteroides.

Los niños con problemas respiratorios graves usan un tubo de respiración, que se introduce a través de la garganta hasta llegar a los pulmones. Este proceso se llama intubación. Se une el tubo a una máquina (ventilador) que ayuda al niño a respirar.  

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame al proveedor de atención médica de su hijo de inmediato si el niño presenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • fiebre (ver “La fiebre en niños”, a continuación);

  • convulsión causada por fiebre alta;

  • tos;

  • silbidos al respirar, respiración más rápida de lo habitual, o dificultades para respirar;

  • resoplidos o esfuerzo con el pecho o el estómago para respirar;

  • piel azulada alrededor de la boca o de los dedos;

  • inquietud o irritabilidad que no puede calmarse;

  • dificultades para comer, beber o tragar;

  • falta de aire;

  • necesidad de sentarse recto (en la cama o en una silla) para poder respirar.

La fiebre en niños

Use siempre un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. Nunca use un termómetro de mercurio.

En el caso de bebés y niños pequeños, asegúrese de usar correctamente el termómetro rectal. Un termómetro rectal puede hacer un orificio (perforar) accidentalmente en el recto. También puede transmitir los microbios de las heces. Siga siempre las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo midiendo la temperatura rectal, use otro método. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué método usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, se presentan algunas pautas relacionadas con la temperatura de la fiebre. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los 6 meses de edad. No le tome la temperatura oral a su hijo hasta que tenga, por lo menos, 4 años.

Bebé menor de 3 meses:

  • Pregunte al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura al niño.

  • Temperatura rectal o en la frente de 100.4 °F (38 °C) o más alta, o según le indique el proveedor.

  • Temperatura debajo del brazo (axilar) de 99 °F (37.2 °C) o más alta, o según le indique el proveedor.

Bebé o niño pequeño de 3 a 36 meses:

  • Temperatura rectal, en la frente u oído de 102 °F (38.9 °C) o más alta, o según le indique el proveedor.

  • Temperatura debajo del brazo (axilar) de 101 °F (38.3 °C) o más alta, o según le indique el proveedor.

Niño de cualquier edad:

  • Picos de fiebre repetidos de 104 °F (40 °C) o más alta, o según le haya indicado el proveedor.

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años. O fiebre persistente durante 3 días en un niño de 2 años o más.

 

Prevención de infecciones por VRS

Para ayudar a prevenir la infección, haga lo siguiente:

  • Asegúrese de que sus manos estén limpias antes de alzar o tocar a su hijo. Use limpiadores a base de alcohol para las manos, o lávese las manos durante 15 a 30 segundos, al menos, con agua tibia y jabón.  

  • Limpie todas las superficies con toallas o limpiadores desinfectantes.

  • Enséñele a su hijo a mantener sus manos limpias. Procure que su hijo se lave las manos a menudo y enséñele a hacerlo durante el tiempo que le lleva cantar la canción del abecedario o el Cumpleaños feliz. O enséñele a usar un limpiador a base de alcohol para las manos.

  • Haga que sus familiares y cuidadores se laven las manos antes de alzar o tocar a su hijo.

  • Cuide su propia salud, la de sus familiares y la de los amigos del niño. Trate de evitar el contacto del niño con personas que tengan un resfriado o fiebre.

  • No fume cerca de su hijo.

  • Consulte al proveedor de atención médica de su hijo si el niño corre riesgo de contraer el VRS y si debería recibir inyecciones mensuales durante la temporada de VRS para ayudar a prevenir la enfermedad.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 6/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.