Cuidados personales para cortes, raspaduras y quemaduras

Los cortes, las raspaduras y las quemaduras son difíciles de evitar. La mayoría de las lesiones menores pueden tratarse en el hogar. Una herida pequeña puede ser peligrosa si causa una gran pérdida de sangre o se infecta. Llame al proveedor de atención médica si tiene una herida que no cicatriza en un par de semanas.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame de inmediato a su proveedor de atención médica si ocurre algo de lo siguiente:

  • No puede detener el sangrado.

  • La herida cubre una zona amplia, es profunda o permite ver músculos, tendones o huesos.

  • No puede mover parte de un brazo o una pierna, por ejemplo un dedo, después de un corte. Esto podría deberse a que se haya cortado un tendón.

  • Tiene una lesión o quemadura en un oído o un ojo.

  • Tiene una quemadura en el cuello, la cara, los pies, la entrepierna o las manos, o cualquier quemadura cuya superficie sea mayor que el tamaño de la palma de las manos.

  • Tiene una herida punzante que es profunda o ancha, o fue causada por un objeto sucio u oxidado.

  • Tiene signos o síntomas de infección: fiebre, pus, dolor o enrojecimiento.

  • Pasaron 10 años o más desde la última vez que se puso la vacuna antitetánica.

Tratamiento para los cortes, las raspaduras y las heridas punzantes

Si está atendiendo a otra persona, recuerde protegerse a sí mismo de las posibles enfermedades que se contagian por contacto con la sangre o los líquidos corporales. Use guantes de látex o lo que tenga disponible (una toalla, tal vez) como barrera entre usted y la sangre.

Paso 1. Controle el sangrado

  • Aplique presión directa sobre los cortes o raspaduras para detener el sangrado.

  • En el caso de una herida punzante leve, deje que el sangrado se detenga por sí solo, a menos que sea abundante. Esto podrá ayudar a limpiar la herida.

Paso 2. Limpie la herida

  • Elimine los microbios y la suciedad lavando la herida con agua corriente limpia y jabón.

  • En el caso de una herida punzante leve, sumérjala varios minutos en agua templada y jabonosa. Repita este lavado 2 veces al día.

Paso 3. Cubra la herida

  • Junte los bordes del corte con un apósito tipo mariposa.

  • Aplique una pomada antibiótica.

  • En el caso de cortes y raspaduras, aplique una venda adhesiva o una gasa limpia y fíjela en su posición.

  • Cubra la herida punzante leve con gasa para absorber la secreción de líquidos y permitir que respire a fin de ayudar a la cicatrización.

Tratamiento para quemaduras menores

  • Enfríe la quemadura de inmediato. De lo contrario, la piel retiene el calor y sigue quemándose. Use compresas de agua fría, coloque la zona quemada bajo un chorro suave de agua fría o sumérjala en un recipiente lleno de agua fría.

  • Trate una quemadura leve de la misma manera que un corte o raspadura. Límpiela y cúbrala con una venda holgada.

  • No coloque mantequilla, aceite ni pomadas en una quemadura, ya que esto retiene el calor bajo la piel. Luego de enfriar la zona, puede aplicar un hidratante con aloe vera (con o sin agente anestésico) para aliviar el dolor de la quemadura.

  • No rompa las ampollas ni arranque la piel de una ampolla rota. Esta piel ayuda a proteger y curar la superficie que se encuentra por debajo.

Revisor médico: Eric Perez MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 12/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.