Cuidado del niño: resfriados

Los resfriados son enfermedades comunes en los niños. Las siguientes sugerencias deberían ayudar a que su hijo se recupere pronto. Si su hijo no ha tenido fiebre en las últimas 24 horas y se siente bien, puede retomar sus actividades habituales en la escuela y jugar normalmente. Para prevenir resfriados en el futuro, puede seguir los consejos enumerados al final de esta hoja.

Niño sonándose la nariz con un pañuelo.

No hay una cura para el resfriado común. En general, un niño mayor no necesita visitar a un médico, a no ser que el resfriado empeore. Si su hijo tiene tres meses o menos, llame a su proveedor de atención médica al notar los primeros signos de enfermedad. El resfriado en un bebé puede empeorar muy rápidamente. Puede convertirse en una enfermedad grave como una neumonía.

Alivie la congestión

  • Use un vaporizador de aire frío para ayudar a aflojar la mucosidad. No use un vaporizador de aire caliente con un niño pequeño porque podría quemarse. Limpie el vaporizador a menudo para ayudar a prevenir el crecimiento de hongos.

  • Pruebe utilizar aerosoles nasales de solución salina, que se venden sin receta. Son seguros para los niños. Dichos productos son distintos que los aerosoles nasales descongestionantes, los cuales pueden empeorar los síntomas. Consulte con un farmacéutico en caso de tener dudas sobre qué producto usar.

  • Use una jeringa de succión para limpiar la nariz de su hijo si es demasiado pequeño como para sonarse la nariz. Lave la jeringa de succión a menudo con agua jabonosa caliente. Debe quitarle toda el agua y el jabón antes de volver a usarla.

Alivie una garganta adolorida

  • Ofrezca a su hijo abundante cantidad de líquido para mantener la garganta húmeda y aliviar el dolor. Por ejemplo, puede darle trocitos de hielo, agua o barras de fruta congeladas.

  • Si su hijo tiene cuatro años o más, puede darle gotas o comprimidos para mantener la garganta húmeda y calmar el dolor.

  • Dele ibuprofeno o acetaminofén como le indique su proveedor de atención médica para aliviar el dolor. Nunca le dé aspirinas a un niño menor de 18 años que tenga un resfriado o gripe. Podrían causarle una afección poco frecuente, pero grave, llamada síndrome de Reye.

Antes de medicar a su hijo

Los medicamentos para la tos y el resfriado no deben usarse en niños menores de seis años, según la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics). Dichos medicamentos no funcionan en niños pequeños y, además, pueden ocasionar efectos secundarios peligrosos. Si su hijo tiene seis años o más, tenga cuidado al darle medicamentos para la tos y el resfriado. Siga siempre las recomendaciones de su médico.

Calme la tos

  • Dele líquidos calientes, tales como sopas claras, para ayudar a aflojar la mucosidad.

  • Use un vaporizador de aire frío para aliviar la tos seca. La tos seca es similar al ladrido de un perro.

  • Use medicamentos para la tos en niños de seis años o más solo si así lo indica el proveedor de atención médica de su hijo.

Prevenga los resfriados

Para ayudar a que sus hijos se mantengan saludables:

  • Enséñeles a lavarse las manos a menudo. Esto incluye antes de comer y después de usar el sanitario, jugar con animales, toser o estornudar. Lleve consigo un limpiador a base de alcohol que contenga al menos 60 % de alcohol. Le será útil cuando esté en situaciones donde no haya agua y jabón.

  • Recuerde a los niños que no deben tocarse los ojos, la nariz o la boca.

  • Deseche los pañuelos de papel inmediatamente después de usarlos. Luego, lávese las manos.

  • No deje que los niños compartan vasos, utensilios o chupetes.

Consejos para lavarse las manos correctamente

Use agua limpia y mucho jabón. Haga una buena cantidad de espuma.

  • Lave bien toda la mano, debajo de las uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Lávese, por lo menos, durante 10 a 15 segundos. Este es el tiempo aproximado que uno tarda en decir el abecedario o cantar el “Feliz cumpleaños”. No se lave las manos de manera superficial. Restriegue bien.

  • Enjuáguese bien. Deje que el agua le corra de los dedos hacia abajo y no hacia las muñecas.

  • Si está en un cuarto de baño público, use una toalla de papel para cerrar el grifo y abrir la puerta.

Cuándo debe llamar al médico

Llame al proveedor de atención médica de su hijo de inmediato si tiene cualquiera de estos síntomas de fiebre:

  • fiebre (ver La fiebre y los niños, más abajo);

  • aspecto muy enfermo, o irritabilidad o somnolencia inusual;

  • dolor intenso de oído o de garganta;

  • sarpullido inexplicado;

  • vómitos y diarrea recurrentes;

  • dolor de cabeza intenso o cuello rígido;

  • mucosidad persistente de color marrón, verde o con sangre;

  • signos de deshidratación, que incluyen mucha sed, orina de color amarillo oscuro, orinar muy pocas veces, ojos opacos, piel seca y labios secos o agrietados;

  • síntomas que parecen estar empeorando;

  • nota que su hijo no está ni actúa bien.

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 si su hijo presenta lo siguiente:

  • respiración rápida o falta de aire;

  • dificultades para tragar;

  • signos de deshidratación grave, que incluyen ojos hundidos, falta de lágrimas u orina y letargo;

  • color azulado, violeta o gris en la piel, los labios o las uñas.

La fiebre y los niños

Use siempre un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. Nunca use un termómetro de mercurio.

En el caso de bebés y niños pequeños, asegúrese de usar correctamente el termómetro rectal. Un termómetro rectal puede hacer un orificio (perforar) accidentalmente en el recto. También puede transmitir gérmenes de las heces. Siga siempre las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Si no se siente cómodo midiendo la temperatura rectal, use otro método. Cuando hable con el proveedor de atención médica de su hijo, infórmele qué método usó para tomar la temperatura del niño.

A continuación, se presentan algunas pautas relacionadas con la temperatura de la fiebre. La temperatura tomada en el oído no es precisa antes de los 6 meses de edad. No tome la temperatura oral hasta que su hijo tenga, por lo menos, 4 años de edad.

Bebé menor de 3 meses:

  • Pregúntele al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • Temperatura rectal o en la frente (arteria temporal) de 100.4 °F (38 °C) o más alta, o según lo que le haya indicado su proveedor

  • Temperatura axilar de 99 °F (37.2 °C) o más alta, o según lo que le haya indicado su proveedor

Bebé o niño pequeño de 3 a 36 meses:

  • Temperatura rectal o en la frente (arteria temporal) de 102 °F (38.9 °C) o más alta, o según lo que le haya indicado su proveedor

  • Temperatura axilar de 101 °F (38.3 °C) o más alta, o según lo que le haya indicado su proveedor

Niño de cualquier edad:

  • Picos de fiebre repetidos de 104 °F (40 °C) o más alta, o según le haya indicado el proveedor

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años. O fiebre persistente durante 3 días en un niño de 2 años o más.

Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN CCRC
Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Última revisión: 9/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.