Después del tratamiento de un tumor en la boca o la garganta

Mujer hablando con un proveedor de atención médica.
Talk with your healthcare team about what lies ahead.

El tratamiento de un tumor puede cambiar su forma de hablar, masticar o comer. Si usted va a experimentar este cambio, su equipo de atención médica le enseñará nuevas maneras para realizar estas funciones fundamentales. Sus familiares, amigos y otras personas en quienes usted confía también pueden ayudarlo a adaptarse.

Ayuda con las funciones cotidianas

La cirugía para extraer un tumor puede dificultar la realización de ciertas funciones sencillas por un tiempo. Si es necesario, sus terapeutas lo ayudarán a reaprender cómo debe masticar o tragar la comida. Si tiene un estoma o una sonda de alimentación, su equipo de atención médica le enseñará a cuidarlos. Si usa prótesis dentales, tal vez tenga que mandar a hacerse unas nuevas. Y probablemente tendrá también que practicar el movimiento de los músculos del cuello o de la cara. Los integrantes de su equipo de atención médica pueden ayudar. Si necesita asistencia en su casa, pregúnteles cómo conseguir enfermeros y asistentes médicos domiciliarios.

Ayuda con el habla

Si le sacaron la laringe, su manera de hablar cambiará, pero puede aprender a hablar de nuevo. Un fonoaudiólogo puede ayudarlo a usar uno o más de los siguientes:

  • Laringe electrónica. Es un dispositivo parecido a un micrófono que usted se colocará junto a la garganta cuando desee hablar.

  • Habla esofágica. Crea la voz forzando el aire hacia afuera desde el esófago.

  • Prótesis vocal. Es una válvula especial que se implanta dentro de la garganta para ayudarlo a hablar. El procedimiento de implantación de la válvula se denomina punción traqueoesofágica (PTE).

Ayuda con la salud emocional

Es muy probable que vaya a tener sentimientos muy fuertes acerca de su cáncer, tanto durante como después del tratamiento. Podría sentir temor, ansiedad y depresión. Sus seres queridos también pueden sentir esas mismas emociones. Usted puede ayudar a manejar estos sentimientos teniendo el apoyo de amigos y de miembros de su familia. Hable acerca de sus preocupaciones con su equipo de atención médica. 

Las emociones fuertes son comunes para cualquiera que esté lidiando con el cáncer. Pregunte a su equipo de atención médica por grupos de apoyo locales o en línea tanto para usted como para su familia. A veces es útil tener a alguien con quien hablar que esté pasando por una experiencia parecida. No dude en solicitar ayuda de un profesional de la salud mental. Puede ayudarlo a controlar los desafíos físicos y emocionales que enfrentan usted y su familia.

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato ante cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Pensamientos suicidas.

  • Problemas para dormir o pérdida del apetito.

  • Confusión.

  • Falta de interés en todas las actividades o ya no encuentra placer en las cosas que antes disfrutaba.

  • Inquietud.

  • No puede hacer sus actividades diarias por que se siente afligido.

  • Comportamientos o emociones nuevos o inusuales que lo preocupan.

  • Se aísla intencionalmente de sus amigos o familiares.

Visitas de control

En el futuro, usted podría necesitar más exámenes, radiografías, pruebas o tratamientos; no deje de ir a las citas de seguimiento previstas con su equipo de atención médica. También es importante que haga lo que pueda para mejorar su salud.

Revisor médico: Ashutosh Kacker MD
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN CCRC
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Última revisión: 2/1/2020
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.