Diabetes: Cómo inspeccionarse los pies

Hombre que se inspecciona la planta del pie con un espejo.La diabetes aumenta las probabilidades de desarrollar problemas en los pies. Es importante que se inspeccione los pies todos los días para detectar irritaciones en la piel antes de que se conviertan en ulceraciones serias. Si le resulta difícil ver la planta de sus pies, utilice un espejo o pida ayuda a uno de sus familiares o amigos.

Cómo revisarse los pies

Los siguientes consejos le ayudarán a examinarse los pies para ver si tiene problemas. Trate de examinarse los pies a la misma hora todos los días, por ejemplo, al levantarse de la cama por la mañana.

  • Revise la parte superior de cada pie. Las partes superiores de los dedos, la parte posterior del talón y el borde exterior del pie pueden estar expuestos a mucha fricción por zapatos incómodos.

  • Revise la planta de cada pie. El desgaste y uso diario a menudo causan problemas en los puntos de presión.

  • Revise los dedos y las uñas. Las infecciones por hongos suelen producirse entre los dedos. Los problemas de las uñas también pueden ser señal de infecciones por hongos o producir cortadas en la piel.

  • Revise también sus zapatos. El pie puede lesionarse cuando hay objetos sueltos dentro de un zapato. Palpe el interior de sus zapatos con la mano para detectar si hay piedritas, costuras flojas o zonas ásperas que puedan irritarle la piel.

Señales de advertencia

Observe si tiene algún cambio de color en el pie. Las manchas en forma de tiras rojas son una señal de que puede haber una infección grave que requiere atención médica inmediata. Llame a su proveedor de atención médica inmediatamente si tiene cualquiera de estos problemas:

  • La hinchazón con cambios de color puede ser señal de mala circulación sanguínea o infección. Entre los síntomas posibles se encuentran el exceso de sensibilidad y el aumento del tamaño del pie.

  • Las zonas calientes en los pies pueden ser señal de infección, mientras que un pie frío puede indicar falta de circulación sanguínea.

  • Ciertas sensaciones como escozor, hormigueo o pinchazos pueden ser señal de que hay algún problema. Compruebe también si hay zonas del pie con falta de sensibilidad o “dormidas”.

  • Los puntos calientes son causados por la fricción o la presión. Observe si hay puntos calientes en zonas donde hay mucho roce. Los puntos calientes pueden convertirse en ampollas, callos o lesiones.

  • Las grietas y lesiones son causadas por el resecamiento o la irritación de la piel e indican que la piel se está rompiendo, lo cual puede producir infección.

  • Las uñas de los pies pueden crear problemas cuando se incrustan en la carne y causan enrojecimiento o dolor. Las uñas demasiado espesas, amarillas o descoloridas pueden ser señal de una infección por hongos.

  • Si las lesiones o úlceras se dejan sin tratar, pueden producir supuración o mal olor. Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si nota una secreción o drenaje amarillento, sangrado o mal olor.

Revisor médico: Image reviewed by StayWell art team.
Revisor médico: MMI board-certified, academically affiliated clinician
Revisor médico: Moloney Johns, Amanda, PA-C, MPAS, BBA
Última revisión: 11/1/2018
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.