(217) 258-2525
Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
Páginas relacionadas

Si su hijo tiene neumotórax

El espacio entre el pulmón y la pared torácica se llama espacio pleural. El neumotórax ocurre cuando el pulmón pierde aire que se queda atrapado en este espacio. Dicho aire hace presión sobre el pulmón y puede provocar su colapso total o parcial.

¿Cuáles son las causas del neumotórax?

Hay varios tipos de neumotórax y cada uno tiene una causa diferente. Los siguientes son los tipos de neumotórax:

  • Neumotórax traumático. Este tipo de neumotórax ocurre cuando el pulmón pierde aire a causa de una lesión producida por un golpe, una caída, un accidente de automóvil o la rotura de una costilla.

  • Neumotórax espontáneo primario. Este tipo de neumotórax ocurre cuando hay un punto débil (ampolla) en la superficie del pulmón. La mayoría de los niños con ampollas no tienen problemas de salud ni síntomas relacionados con esto. Pero la rotura de una ampolla puede causar neumotórax.

  • Neumotórax espontáneo secundario. Este tipo de neumotórax es consecuencia de una enfermedad pulmonar y es más probable en niños con afecciones como fibrosis quística o asma.

  • Neumotórax iatrogénico. Este tipo de neumotórax es una complicación de otro procedimiento médico, como la inserción de un catéter venoso central (colocación de línea intravenosa grande en una vena en la parte superior del pecho o en el cuello) y la ventilación mecánica a través de un respirador.

¿Cuáles son los síntomas del neumotórax?

Los síntomas del neumotórax varían de un niño a otro. Los siguientes son algunos de los más comunes:

  • dolor en el pecho fuerte y punzante, que puede extenderse al hombro y a la espalda;

  • falta de aire o dificultades al respirar;

  • respiración rápida y poco profunda.

En los casos más graves, los síntomas también pueden incluir los siguientes:

  • frecuencia cardíaca acelerada;

  • coloración azulada, violácea o grisácea de la piel, producida por falta de oxígeno (cianosis);

  • colapso repentino o estado de shock.

¿Cómo se diagnostica el neumotórax?

El proveedor de atención médica examinará a su hijo y le auscultará el corazón y los pulmones con un estetoscopio. También revisará los niveles de oxígeno del niño, ya sea mediante un monitor conectado con sensores adhesivos en un dedo de la mano o del pie de su hijo o un análisis de sangre. Le harán una radiografía de tórax para determinar la gravedad de la pérdida de aire. En algunos casos, también puede realizarse una tomografía computarizada. Dicha prueba combina rayos X con exploraciones por computadora para crear imágenes detalladas de los pulmones.

¿Cómo se trata el neumotórax?

El médico vigilará los síntomas de su hijo. Le proporcionará un equipo de ayuda respiratoria con oxígeno y, de ser necesario, un respirador. Cualquier tipo de lesiones o problemas de salud causantes del neumotórax pueden identificarse y tratarse.

Si la pérdida de aire es leve y los síntomas del niño están controlados, es posible que lo den de alta sin ningún tratamiento adicional. El neumotórax leve suele curarse por sí solo. No obstante, es más común que los niños deban permanecer hasta el otro día en el hospital para asegurarse de que el neumotórax no aumente de tamaño y necesite tratamiento adicional.

Si la pérdida de aire es grande, el niño será ingresado en el hospital. Podrían hacerle uno o más de los siguientes tratamientos:

  • Aspiración. Se introduce una aguja entre las costillas, en el espacio pleural, para eliminar el aire acumulado en esa zona y recuperar la respiración normal.

  • Colocación de un tubo torácico. Se coloca un tubo delgado entre las costillas, dentro del espacio pleural, y se lo deja allí. El tubo está conectado a un dispositivo de succión para eliminar el aire acumulado en el espacio pleural. Permite que el pulmón se vuelva a expandir por completo. Es posible que el tubo quede colocado por algunos días mientras se cierra la pérdida de aire del pulmón.

  • Cirugía. La cirugía puede ser una opción cuando otros tratamientos no lograron cerrar la pérdida de aire o si el niño tuvo más de un neumotórax. Durante la cirugía, pueden eliminarse o cerrarse las ampollas. También pueden aplicarse determinadas técnicas para hacer más gruesa la superficie del pulmón a fin de dificultar su rotura. El proveedor de atención médica le dará más información sobre la cirugía de su hijo en caso de que sea necesaria.

¿Cuáles son las preocupaciones a largo plazo?

La mayoría de los niños no tienen problemas después del tratamiento. Sin embargo, el riesgo de tener otro neumotórax en el futuro es mayor. Para ayudar a prevenir la reaparición del problema, podrían aconsejarle que el niño evite determinadas actividades, como el buceo y los viajes frecuentes en avión. Los niños con enfermedad pulmonar tienen más riesgo de presentar problemas después del tratamiento y deberán hacerse exámenes médicos regularmente para controlar su salud y su afección.

Cuándo ir a la sala de emergencias

Un neumotórax grave puede ser mortal sin tratamiento. Lleve al niño a la sala de emergencias de inmediato si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • dolor punzante, repentino y agudo en el pecho, que puede extenderse al hombro y a la espalda y que empeora al respirar profundo o toser;

  • falta de aire grave o dificultades para respirar;

  • coloración azulada de la piel, producida por falta de oxígeno;

  • desmayos;

  • frecuencia cardíaca acelerada.

Revisor médico: Daphne Pierce-Smith RN MSN CCRC
Revisor médico: Liora C Adler MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Última revisión: 9/1/2019
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About Us